· ¿Qué es? ·

¿Qué es la Homeopatía?

Son remedios con capacidad para curar procesos patológicos similares a los que es capaz de producir

Conocer el significado de la palabra homeopatía, nos ayudara a comprender de qué se trata. La denominación proviene de la conjugación de dos vocablos griegos: hómoios, igual, semejante o parecido, y páthos, que significa dolencia, mal o enfermedad.

El término fue introducido por Dr. Samuel Hahnemann en 1796 cuando publica la nueva Doctrina. Hahnemann había pasado 6 años estudiando los medicamentos (1790-1796) hasta la publicación de su "Ensayo sobre un nuevo principio para descubrir las virtudes curativas".

En esta publicación hace referencia y describe detalladamente al método de curación descubierto por él, en el que lo más destacado es el hecho de que los remedios más apropiados para la curación de una persona enferma, actúan tanto en plano "emocional, como mental y físico" teniendo en cuenta la analogía entre el estado de la persona y el remedio.

“En el estado sano de la persona, la fuerza vital como índole espiritual, actúa en forma ilimitada. Como Dynamis, anima al cuerpo material y a todas las partes del organismo, manteniendo a estas en un estado armónico admirable en sensaciones y funciones.

De este modo, nuestro juicioso espíritu puede utilizar libremente este instrumento vivo y sano, para los propósitos más elevados de nuestra existencia".

Samuel Hahnemann
Organon de la Medicina, párrafo 9

Hahnemann y otros colegas médicos, experimentaron los remedios en ellos mismos, advirtiendo que estos no sólo producían alteraciones en la mecánica fisiológica del cuerpo físico, sino que alteraban el "estado emocional" y "las funciones cognitivas" (la capacidad de pensar, concentrarnos e idear, razonar, aprender y recordar). El orden se restablecía una vez concluida la experimentación. De aquí nació la expresión similia similibus curentur, lo similar cura a sus similares, más conocida como, igual con igual se cura.

¿Para qué sirve
la Homeopatía?

Sirve para "curar" a las personas enfermedades

Es muy aconsejable por su condición de "inocua" que nos permite utilizarla con confianza en ámbito familiar, si aprendemos a gestionar un pequeño botiquín homeopático. Es desde aquí que conseguiremos sus mayores beneficios, ya que atendiendo los pequeños males que todos padecemos en el día a día (catarros, anginas, otitis, bronquitis, gripe, indigestión, estreñimiento, flatulencias, vómitos, acidez, diarreas, dolor de cabeza, dolor menstrual, fiebre, alergias... etc.), nos permitirá liberarnos de esa patología, en lugar de acumularla, como ocurre cada vez que usamos los remedios convencionales, que sólo suprimen síntomas molestos, pero no atienden las causas profundas. Por lo que la enfermedad se queda dentro de nosotros, dando lugar a que con el tiempo surjan procesos patológicos más complejos y difíciles de tratar.

Y hablamos de curar personas enfermas, lo expresamos así, sin referirnos a la enfermedad como si fuera algo ajeno a la persona, porque la homeopatía para curar, sabe que tiene que tener presente a la persona en su totalidad, sin convertirla en partes asiladas. Nadie dice, se me ha enfermado el hígado, decimos, estoy enfermo del hígado, no se me ha enfermado el corazón, estoy (yo, el conjunto) enfermo del corazón. Nuestras partes no se enferman aisladas de nosotros, nos enfermamos nosotros, y nos afecta en la totalidad de nuestro ser. Cada persona ha vivido la vida a su manera y son la suma de estas vivencias, más su herencia patológica y sus actuales circunstancias, las que han hecho posible el surgimiento de un determinado trastorno físico (esa condición física última a la que habitualmente llamamos enfermedad).

La homeopatía sabe que lo más importante a descubrir y atender, históricamente pasado por alto, es la relación existente entre el estado emocional y la enfermedad, sabe que esta es la causa profunda que debe ser atendida adecuadamente para conseguir una curación radical, segura y genuina. Y sus remedios (estudiados por Hahnemann y los muchos médicos que a lo largo de la historia lo han seguido), cada uno, recoge en la materia médica, la información acerca del cuadro emocional que es capaz de curar, las dolencias físicas y las modalidades de agravación y mejoría que le corresponden.

La homeopatía ha recibido y continúa recibiendo duras críticas, sin embargo, luego de un cuarto de siglo, aún sigue teniendo fieles seguidores. En general son las políticas institucionales y los intereses económicos de la poderosa industria farmacéutica que tanto colabora con las políticas sanitarias, las encargadas de desprestigiarnos. ¿Será que nos temen? ¿Realmente un inofensivo placebo que en teoría no hace nada, merece tanta atención?. No será más bien que representamos una genuina opción de curación que podría hacer tambalear el gran negocio de la industria farmacéutica. No olvidemos que a los medicamentos convencionales los fabrican estas empresas, y que como toda empresa lo que busca es maximizar sus beneficios aumentando sus ventas... condición para la cual necesitan enfermos, cuanto más, mejor para el negocio.

¿Cómo cura la homeopatía?

La homeopatía cura a través de un profundo proceso de concienciación

La homeopatía cura a través de un profundo proceso de concienciación, progresiva y cada vez más profunda. Se trata de un trabajo de autoconocimiento que exige honestidad con nosotros mismos. El sistema de curación homeopático es compatible y aconsejable de utilizar conjuntamente con el sistema de curación emocional del Dr. Bach, ya que cuando él creó sus Remedios Florales, los presentó ante la sociedad médica como un trabajo de continuidad al trabajo del Dr. Hahnemann. Bach dijo textualmente, "Si Hahnemann hubiera tenido otra vida, habría continuado por aquí su labor". Y como venimos diciendo, ambos remedios curan por un proceso de concienciación que es la fase verificable por cada uno del tratamiento, y porque ambos sitúan el inicio de la enfermedad en la pérdida del bienestar emocional, algo que cualquiera puede verificar en sí mismo. Además está absolutamente demostrado científicamente por la psiconeuroinmunología en sus estudios sobre el estrés (de diversas tipo), que este desequilibrio emocional es el punto de partida para la trastorno del funcionamiento del "Sistema Inmune", que se resiente y pierde eficacia, dando lugar al desarrollo de infecciones y otros consecuentes desajustes internos en el sistema nervioso y endocrino.

Para la elección de estos remedios hace falta una observación profunda y sincera acerca de cómo nos sentimos, y acerca de qué acontecimientos se produjeron en torno al surgimiento de la enfermedad. También deberemos hacer una recogida de datos de los signos y síntomas físicos, y de aquellas modalidades de agravación y mejoría que las personas cundo estamos mal tanto deseamos comentar (estoy peor del lumbago apenas me levanto de la silla, o se me pone mal de vista delante del ordenador y antes no me pasaba, o parece que me he recuperado, pero empeoro apenas vuelvo a entrenar....etc. / mejoro mi dolor de cabeza estando en reposo, o mejoro mis dolores poniéndome algo caliente encima, o mejoro mi dolor de regla doblándome sobre la tripa y apretándome con un cojín...etc.).

Acerca de este proceso de concienciación a través del cual curan los remedios emocionales de Bach y Hahnemann, podemos agregar que la principal función de la Consciencia y fundamento de toda la vida psicológica, es su capacidad de "seleccionar y elegir"; reconocer la realidad que nos rodea e interactuar con ella a favor de nuestra evolución, permitiéndonos conocernos a nosotros mismos, nuestros actos y reflexiones.

El Sistema de curación homeopático recoge la información de sus remedios en la Materia médica Homeopática. Libros editados, publicados y puestos a disposición de quien quiera saber todo el alcance de estos remedios.